martes, 4 de septiembre de 2007

El tabú de la fusión fría

Hoy queremos contar, o denunciar, en fin, llámenlo como quieran, lo que ocurre con la fusión fría y las trabas que se ponen a los investigadores de esta rama de la física amparándose erróneamente en el "método científico" y el falso escepticismo. Algunos como siempre se encerrarán en una negación sistemática de los hechos, pero cualquiera que conozca el tema comprenderá de sobras por donde vamos. Posiblemente este artículo no les guste a muchos de los que pertenezcan a los ámbitos científicos "puristas", y que nos tacharán de fomentar estudios de charlatanes y pseudociencias. Sin embargo, antes de juzgar léanlo todo. No será tan pseudociencia cuando los artículos en los que nos basamos salen en publicaciones serias y relevantes para la comunidad científica como la “Physical Letters ” o la “Fusion Technology”.

Un ejemplo de lo que pasa al estudiar la fusión está en el artículo (por cierto muy interesante) REPRODUCIBLE, ANOMALOUS EMISSIONS FROM PALLADIUM DEUTERIDE/HYDRIDE. Publicado en la Fusion Technol. 1996.

Describe un estudio sobre cierta radiacción que emite el paladio detectada en películas radiográficas. La existencia de estas radiacciones es un hecho y en el propio artículo muestran los datos. Sin embargo al intentar averiguar la procedencia de éstas, pese a que han empleado varias técnicas, el resultado es que no obtienen ninguna señal. Por eso las emisiones no se pueden relacionar con electrones o partículas beta. Tampoco son rayos X, rayos gamma, radiacción óptica, ultraviloleta, térmica, etc.


Como se obrserva en la tabla V del artículo, todos los métodos utilizados no han detectado ninguna señal salvo el dosímetro termoluminiscente, pero esto se explica también en el artículo, ya que hay una energía derivada de la presencia de aire/oxígeno producida por recombinaciones de oxígeno e hidrógeno que es la responsable de estas emisiones, y la conclusión es que la emisión del paladio sigue sin tener una explicación a día de hoy.

Hay una anécdota de Edison. Cuando inventó la bombilla no le salió a la primera, sino que realizó más de mil intentos. Tenía 32 años, y durante ochocientos días y ochocientas noches, secundado por sus más fieles colaboradores, tuvo la paciencia de ensayar seis mil fibras diferentes: vegetales, minerales, animales y aún humanas, pues hasta un pelo de la barba rojiza de uno de sus asistentes se utilizó en los experimentos. El recipiente, un pequeño globo de vidrio que le había valido meses de trabajo, estaba listo, pero no había podido encontrar aún el filamento capaz de resistir la incandescencia por mucho tiempo. Mientras leía a la luz de una lámpara de petróleo, su mano se untó con hollín al tocarla sin querer. De pronto pensó que sólo un filamento carbonizado podría mantenerse largo tiempo incandescente sin destruirse, siempre que estuviera en el vacío. Su primera bombilla se componía de un hilo de carbón dentro de una ampolla de vidrio vaciada de aire. Cuando un discípulo suyo le preguntó que porqué persistía en construir una bombilla, si tras más de 1000 intentos no había conseguido más que fracasos, Edison, respondió: no son fracasos, he conseguido saber 1000 formas de cómo no se debe hacer una bombilla. Y el resto de la historia ya la sabéis, tras su persistencia, Edison consiguió construir la primera bombilla.

Esto es igual, NO sabemos lo que es esta radiacción pero, gracias a experimentos como el que os he contado del paladio, SI sabemos lo que no es. Habrá que seguir buscando con persistencia pese a que estos experimentos “fracaso” se sigan considerando experimentos de segunda y estén mal vistos por la comunidad científica. Curiosamente el paladio está relacionado con la fusión fría, que fue un fiasco en el 89 pero que desde entonces hasta ahora ya ha habido otros experimentos que han funcionado (bueno, unos si, otros no…)

La especulación que viene a la cabeza de algunos para explicar la extraña radiación del paladio (la energía que entra produce entre un 30 y un 2000% extra) es que, puesto que parece que no proviene de reacciones químicas y por la cantidad de energía desprendida, podría deberse a reacciones nucleares (donde la masa se transforma en energía). Sin embargo, no hay nada claro, pero y qué? Es normal que lo que no se conoce no esté claro. Por eso habrá que persistir en las investigaciones si queremos progresar.

Sin embargo, hablar de inexplicables radiacciones causa cierto escepticismo en la comunidad científica, y como decía al introducir esta nota, éstos son los temas prohibidos de la física actual y cualquiera que tenga dos dedos de frente y no quiera echar a perder su carrera en la investigación no se mojará con estos temas. Los referees son reticentes a publicar artículos de esta temática y los científicos desconfían puesto que los experimentos no son reproducibles 100%, (y el método científico implica la reproductividad completa de un experimento en el 100% de los casos).

Entre todos los científicos quedan algunos atrevidos (generalmente físicos ya retirados) que se dedican a estos temas, conscientes de que su reputación puede verse ensuciada y otros idealistas que se la juegan en una apuesta que podemos decir que ya se sabe que tienen perdida de antemano. Son los Edisons de hoy en día.


Pero ojo, tal y como pasa en muchos otros temas, en fusión fría también existen personas que escriben pseudociencia barata, y hay que tener cuidado al discernir qué tiene sentido y qué es charlatanería, (lo cual hace mas dificil el tema), pero mostrar un rechazo general y de primera vista no es justo ni científico de ninguna manera.


Dos articulos interesantes (el primero es el que os he comentado de la anómala emisión del paladio):
http://lenr-canr.org/acrobat/RoutRKreproducib.pdf
http://lenr-canr.org/acrobat/KarabutABnuclearpro.pdf

Uno de los experimentos en los que se describe la aparicion de otros elementos (lo que indicaría reacciones de fision o fusión:
http://www.lenr-canr.org/acrobat/MizunoTexperiment.pdf

La "guia de estudiante de fusión fría" de Edmund Storms:
http://lenr-canr.org/acrobat/StormsEastudentsg.pdf

Esta guía es un poco técnica pero está muy bien y os la aconsejo si tenéis un poco de base científica. Sino, al principio de la misma guía os recomiendan documentos divulgativos sobre el tema de fusión fría, pero menos técnicos. Una descripción más completa de la fusión fría la tenéis en el libro The Science Of Low Energy Nuclear Reaction. 2007: World Scientific Publishing Company, del mismo autor.

Os traduzco el extracto de la guia en conclusiones, y se puede decir más alto pero no más claro:
“La ciencia ha evolucionado correctamente gracias a ciertas reglas de evidencia que fueron adoptadas hace siglos, es el llamado “método científico”. Estas reglas requieren que mucha gente usando diversos dispositivos duplique todas las observaciones noveles. Tales réplicas reducen la tendencia humana a engañar y a ser engañado. Además, el comportamiento observado en estos varios estudios deben mostrar patrones similares, es decir las variables importantes deben tener el mismo efecto en todos los estudios, sin importar el equipo usado. Tener una explicación para el comportamiento extraño no es inicialmente necesario, aunque el descubrimiento eventual de una explicación es importante. Es un buen método que ha sido muy útil para la humanidad cuando se ha aplicado fielmente. De hecho, la ciencia falla cuando se no hace caso a estas reglas. Pueden ignorarlas bajo algunas circunstancias, el caso más obvio es el de aceptación prematura. Algunos científicos piensan que estas reglas son tan importantes que basan sus carreras científicas en la protección de tal violación. Un problema menos obvio ocurre cuando no se hacen caso a las réplicas repetidas porque un científico NO DESEA creer un resultado que está en conflicto con una teoría a la que es afín. Inicialmente, la fusión fría fue rechazada por la primera razón. Ahora el rechazamiento se basa en el último. El primer rechazamiento era válido y coherente con el método científico. El actual rechazamiento no lo es. El escepticismo, cuando está llevado al extremo, es tan perjudicial como la aceptación ingenua. Actualmente, mucha gente respeta al escéptico porque guarda los altos ideales de la ciencia. De hecho, los escépticos con frecuencia paran progresos importantes, los sofocan originalmente, y rechazan a la gente creativa en conjunto dentro de los ámbitos científicos. Aunque muchos se pueden citar muchos ejemplos de este problema evidente a partir de hechos pasados, es en el presente especialmente cuando este rechazo por la fusión fría es particularmente notorio debido a su naturaleza vehemente y la importancia del descubrimiento. Pido que usted, el lector, utilice el buen juicio y una actitud responsable en la evaluación de las increíbles afirmaciones descritas en esta guía. Recuerde que las nuevas y extrañas declaraciones no tienen que ser aceptadas o rechazadas ciegamente, solamente deben ser exploradas con una mente abierta. Las nuevas ideas importantes casi siempre están en conflicto con la comprensión convencional, así que tal conflicto no se debe utilizar como una base para el rechazamiento absoluto, antes de que las posibilidades se hayan examinado cuidadosamente.” A Student's Guide to Cold Fusion by Edmund Storms (retired scientist from Los Alamos National Laboratory)

Y así están las cosas.
1 saludo :)

2 comentarios:

Sergio dijo...

Hay una traducción al español del referido artículo de Edmund Storms en el mismo sitio http://www.lenr-canr.org
es solo buscarlo.
Además yo mismo lo traduje al português.
Después, al inicio de este año ya salió un trabajo, por señal de una química, que garantiza la repetibilidad del proceso.

Saludos a todos

Sergio Bacchi

ciercita dijo...

hola! primero darle las gracias a Sergio por su contribución.
Segundo, deciros que me ha dado por poner este artículo en la bitácora de barrapunto, ya que tiene un punto controvérsico muy interesante y bueno... podéis ver la discusión si queréis y opinar. Está en http://barrapunto.com/~ciercita/journal/27315
Tercero, quizás en vez de a Edison debería haber puesto como ejemplo a Galileo... "y sin embargo se mueve". Un saludo!